Héctor Lavoe-Recordando a Felipe Pirela


Que un hombre apodado en los predios de la música caribeña como El Cantante de los Cantantes haya dedicado una grabación completa, un álbum íntegro, a la memoria de un artista, es mucho decir. Y si vemos que Héctor Lavoe solamente una vez en su carrera grabó un disco homenaje a un artista, el peso de ese artista homenajeado y del disco homenaje, debe ser importante.
No hay quien dude que el cantante favorito de Héctor Lavoe era El Bolerista de América, el venezolano Felipe Pirela. Así lo evidencia la realización de este álbum que hoy reseñamos, Recordando a Felipe Pirela.
Y de los dos hay mucho que decir, tanto, que no me alcanzaría el espacio, ni el blog, ni el tiempo. Héctor era un personaje atormentado, pero musicalmente era una gloria. Si hay que ponerle voz a la salsa, la voz sería suya, sin duda. Y su figura es venerada por todos los salseros, sin discusión, sin importarnos los errores que pudo cometer en su vida.
De Felipe Pirela, pueden decirse muchas cosas tambien. Parece una jugarreta del destino, que el artista favorito de Héctor haya sido precisamente nuestro Pirela. Luego de leer la biografía del bolerista maracucho escrita por el buen amigo Luis Armando Ugueto, uno termina verdaderamente sobrecogido ante las dificultades que tuvo en su vida, las circunstancias terribles y poco claras que rodearon su muerte, la envidia de periodistas, artistas y empresarios que le persiguieron siempre al punto de tener que irse de su país. La vida de Felipe fue, sin duda, un bolero de esos que el mismo cantaba.
Y de esos boleros que cantó Felipe, Héctor decidió hacer un disco con las canciones que, uno supone, eran sus favoritas. El disco no parece ser comercial, tomando en cuenta que Héctor era un salsero y no un bolerista. Es evidente que el disco es un homenaje sincero, apartado de peocupaciones comerciales, hecho y cantado por un fan, por alguien que de verdad apreciaba la música de Felipe.
Aunque es necesario acotar algo importante: Héctor no era bolerista, es cierto. Pero pudo haberlo sido y no habría quedado mal. Todos los boleros que adornó con su voz, fueron verdaderamente piezas respetuosas del género, armónicas y en sus tonalidades, compilaba los sentimientos plasmados por los autores. Y cuando uno escucha los acordes de un bolero cantado por él, siente que no solo lo canta, sino que lo vive, que relata un pasaje de su vida, que llora lo que llora el personaje de la canción.
El disco abre con esa maravillosa pieza Sombras nada más, una de las más recordadas de Felipe. en este número se nota que este álbum no era un simple capricho del artista, se nota que de verdad quería hacer algo bueno: se siente en la sección de cuerdas, en los arreglos de los metales, en el reposo de la sección rítmica. En ningún momento hay imitación: hay una reinterpretación.
Vieja carta, tema infaltable en las rocolas de buena parte del continente.
El Infierno es una pieza de las que se podría decir, parece que hubiese sido escrita para cualquiera de los dos cantantes. De verdad, ese mensaje lastimero, ese lamento musical, ese infierno en el que se sienten condenados...
El clásico mexicano La Retirada, es presentado aquí de una forma que puede calificarse sin falsedades como pop. Los acordes iniciales indican un paso atrevido para la época, quizás podría ser dejado de lado por algún purista que podría decir "ni es salsa, ni es bolero, no es ranchera...". Podríamos decir que parece una balada a veces...en momentos un bolero. Pero para mi, es simplemente Lavoe disfrutando al cantar.
Otro de los grandes éxitos de Felipe, Pobre del pobre, es reinterpretado por Lavoe, de forma respetuosamente personal. La presencia de la flauta en el número me gusta bastante, una flauta suave, que no invade, que no perturba. Un buen número.
El retrato de mamá, un lastimero relato de un hermano pobre sobre su hermano rico, es sin duda un número importante. Es un tema de rocola también, quien lo duda. Pero esta versión es interesante de verdad.
Con Sin explicaciones y Castigo, Héctor nos repite la dosis no de versiones, sino de reinterpretaciones, con arreglos interesantes, con una orquesta audaz y una voz que era, para qué decir más, la voz de Héctor Lavoe.
Creo importante destacar que la figura de Felipe Pirela merece ser reivindicada como valor importante de nuestra nacionalidad venezolana. Despúes de él, solo un artista ha logrado destacar fuera de las fronteras con un apodo que lo localice más allá de su nacionalidad: después del Bolerista de América, acá solo tenemos al Sonero del Mundo. A Felipe se le escucha en todo el continente, su voz adornó el bolero como nadie y su presencia en la música continental merece ser rescatada.
Y en ese rescate anda, desde hace un tiempo ya, el amigo Luis Armando Ugueto, quien no solo ha escrito una excelente biografía, sino que ha rescatado grabaciones originales de Pirela, que ha logrado sacar a la luz con el apoyo del sello Velvet, su libro va rumbo a la segunda edición con el apoyo de Alfaguara, posee un programa de radio exclusivamente destinado a Pirela y tiene listo ya un documental, con testimonios importantes para conocer más de la figura de Felipe. Por eso, como "bonus" les dejo aca el tráiler promocional del documental.

Mis favoritas del álbum: Sombras nada más, El Infierno, Pobre del pobre.

Get your own playlist at snapdrive.net!

4 comentarios:

Cheverinsky dijo...

Daniel, En el blog de noticias 24, donde le caen a palo, puño y bofetada al compatriota Willie Colón, dijiste que Hector no cantaba composiciones de Willie. Se te olvidaron temas como La Murga, Todo Tiene Su Final, Calle Luna Calle sol, No Me den candela, El Titan, Guisando, Eso se Baila así. También algunos de los arreglos mas audaces para Hector fueron Periódico De Ayer y El Cantante. También con Ruben arreglos como Plantación adentro. Hay una campaña vieja entre muchos que decidieron tratar de enterrar a Willie Colón pero el sobrevive. solito. La gente juzgan a Willie Colón sin saber la verdad. Sino por rumor conjeturas necias. Es injusto.

Daniel Lara F. dijo...

Yo no dije que no cantara temas de Williw, dije que las canciones que ahi le atribuían a Willie no le pertenecían. Es cierto lo que dices con respecto al bajo perfil de Willie como compositor o al poco relieve que la prensa le da a esta faceta, pero no es meno cierto que su mérito estuvo quizás más enfocado a su figura como arreglista y band leader. Fijate que te refieres a Periodico de ayer y El Cantante y ninguna es de Willie (la primera es de Tite Curet y la segunda de Rubén). Y Plantación adentro, a la que tambien te refieres, es cantada por Rubén pero la composición no es de Willie sino de Tite Curet.
Pero igual, Willie es grande.
Saludos

C. Luisa Ugueto Liendo dijo...

Gracias por el post. Saludos!!!

vanvancito dijo...

Muy bueno tu blog brother... te invito al mio que también es salsero
www.acalibre.blogspot.com