Federico y Su Combo Latino-Siguelo ahi, a lo cortico

De un tiempo para acá,me he dedicado a "jurungar" en la discografía de artistas venezolanos del género salsa. Y de esa labor he podido llegar a una conclusión simple y perogrullesca, pero conclusión al fin: la salsa venezolana es más rica y variopinta de lo que parece a simple vista.
Y dentro de la salsa venezolana, como dentro de todo género, uno tiene sus favoritos, predilectos y respetados. Mis favoritos evidentes son Oscar de León y Federico Betancourt. Y es con Federico con quien me fajo hoy, más allá de un disco, más allá de una canción.
Todos sabemos lo dificil que es estar de primero en un sitio, en una época. Lo difícil que es el primer día de clases, el primer día de trabajo. Mucho más dificil es decir que se debe caminar de pie y no agachado, cuando todo el mundo anda a rastras. Que a uno lo miren feo no es nada agradable.
En aquellos años en los que nacía un ritmo como la salsa, Venezuela era un país colonizado musicalmente hablando por los conjuntos de música criolla (Juan Vicente Torrealba y sus Torrealberos, Hugo Blanco, Pablo Canela, entre tantos otros), o por grandes voces que iban del bolero a la balada (Alfredo Sadel, Felipe Pirela, Mirla Castellanos, Lila Morillo, Héctor Cabrera). En cuanto a ritmos caribeños, existía algo que llamaban los radiodifusores "orquestas de música bailable", que reinaban en solitario en las grandes fiestas y en las emisoras radiales, siendo la más destacada la Billo's Caracas Boys, seguida de cerca por la Orquesta de Luis Alfonso Larraín, Los Melódicos, la Sans Souci, la Orquesta de Porfi Jiménez, etc. Y ni hablar de los ritmos que venían del exterior: El apogeo del Rock & Roll, de la balada italiana...
Y en medio de todo ese sonido, aparece un tipo no con una orquesta, sino con un "combo". Identificandose con un sonido "latino", que le daba nombre además a la agrupación. Con un sonido distinto, pero con estilo y presentación distinta igualmente. Cuando la gente lo que esperaba de una orquesta era un guaracha para abrir, un bolero en el medio y una rumbita al final, se aparece Federico Betancourt y su Combo Latino con un ritmo llamado salsa.
Este álbum, Siguelo ahí, a lo cortico, no es el primer disco del Combo Latino. Pero condensa en sus piezas todo lo que fue el Combo, lo que fue la participación de Orlando "Watussi" Castillo en el movimiento inicial de la salsa en nuestro país y lo que significó la voz de Dimas Pedroza para el Combo.
El tema que le da nombre al disco, es además, el que abre el álbum. Es un sabroso tema para bailar y evidentemente hecho a la medida de las presentaciones en vivo de la agrupación, que eran mayoritariamente en bailes populares y clubes como el "Club Avensa" de Vargas, "Las Llaves" de Puerto Cabello o tantos otros pequeños espacios en los que se batia el cobre de la música bailable de la época.
Algunos de los temas más conocidos del Combo Latino pertenecen a este disco. Prueba de eso es el clásico No le digas, en la voz de Dimas Pedroza, y la versión de Canción de la Serranía que Watussi ejecuta con esmero y calidad, sin nada que envidiarle a Daniel Santos.
El Bolero-Salsa es una producto netamente comercial que surge en esa etapa de trancisión de la salsa, época en la que las grandes orquestas bailables habían acostumbrado al bailador al bolero que se tocaba entre guaracha y guaracha. El hecho de que sea comercial no le quita para nada su valor y validez. De eso se trata el tema Sola y triste entonado por Watussi, en el que se ve claramente que eso que el maestro Billo Frómeta inventara especialmente para el bailador, el "Mosaico" (mezcla de un bolero al inicio, un son en el medio, otro bolero y al final una guaracha o rumba), fue utilizado tambien por las agrupaciones salseras de la época con el mismo éxito.
La música colombiana llevada a la salsa siempre ha sido exitosa. El tema El Pescador es evidencia de lo bien que se lleva la salsa con el sonido de la costa colombiana.
Gutuguru es un tema que me recuerda las tardes de mi infancia, en las que con un viejo radio-reloj me acostaba en el piso de la habitación de mis padres a escuchar Radio Tiempo o Continente. Es una extraña mezcla de cha-cha con guaracha en la que otra vez se luce Watussi, en uno de los temas recordados del conjunto.
Uno puede identificar a un buen grupo cuando es capaz de hacer la versión de un tema clásico, haciendolo sonar como nuevo. Buscando la melodía, que le escucharamos a Tito Rodríguez antes y a Gilberto Santarosa después, nos da una idea del tino del Combo Latino en lograr un sonido original, inconfundible y serio, sin nada que envidiarle a las orquestas que en su época hicieron de las suyas entre el gusto del bailador.
Lo mismo pasa con el tema Cualquiera resbala y cae, éxito de la Sonora Matancera que luego grabara también Justo Betancourt con la legendaria orquesta cubana. Dimas Pedroza deja claro sus cualidades vocales, su disposición a la hora de sonear y sus excelentes condiciones de sonero en este tema, uno de los mejor logrados del disco completo.
Escuchando el tema Desde que te fuiste, siento que Watussi esta en deuda con el público y con el bolero. Revisando los temas con los que ha mostrado su faceta de bolerista, sinceramente debería pensar en que su carrera merece un disco de boleros donde nos permita apreciar esas condiciones que tiene para el bolero.
Si algo identificaba al sonido "Federico" son los metales. Esa fuerza de los instrumentos de viento que tan buenos resultados le dio al Combo se muestra en este album. Pero tengo la dicha de poder compartir acá el tema Cocolía, grabado por la orquesta de Federico Jr. Magia Caribeña con un invitado peso pesado: Jimmy Bosh, trombonista que conocemos por su participación en el Fania All Stars, donde dejó en innumerables grabaciones su impronta, acompañado de Lewis Kahn, Willy Colón o Barry Rodgers. Este tema, clásico de Federico, es grabado de nuevo en la voz de Dimas Pedroza, adicionándole el excelente solo de Bosh.
No puedo terminar sin agradecerle a Federico Betancourt Jr. por hacerme llegar personalmente este tema, que forma parte de un homenaje merecido a su padre. A ese homenaje pertenece también la carátula en la que aparecen ambos y que igualmente Federico Jr gentilmente me hizo llegar. Se que ambos son seguidores de este espacio, así me lo han hecho saber y espero con este articulo ir poco a poco tratando de saldar la deuda que los melómanos y los fanáticos de la salsa tenemos con el maestro Betancourt.
Mis favoritas del álbum: Cualquiera resbala y cae, Gutuguru, No le digan


Get your own playlist at snapdrive.net!