Henry Fiol- Fe, Esperanza y Caridad


Hay gente que cree que la música solo se hace estando en los primeros lugares de las listas de ventas o del "Hit Parade". Justicia es decir, que no por estar en los primeros lugares se es mejor, y la ausencia de una canción o un artista de los lauros del mercado no lo convierte en malo.
Para mí, la verdadera lista importante es aquella que tiene la gente en la mente. La canción que alguien tararea, o de la que alguien se acuerda en determinada época o ante determinado evento. A poca gente le sonará el nombre de Tony Camargo y la gran mayoría ni siquiera hemos visto su rostro alguna vez, pero no hay en Latinoamérica una navidad sin que se escuche el estribillo Me dejó una chiva/una mula vieja/una yegua blanca/y una buena suegra, de la canción El año viejo.
No esta su nombre en la mente de la gente, pero la canción que el grabó si lo está. Muchos, al ver un borracho, recuerdan aquello de la juma de ayer/ya se me pasó/esta es otra juma/que hoy traigo yo. Y al saber de alguien con mala estrella (o con "pava" o "mavita" como decimos en Venezuela), muchos recuerdan aquello de juego el cinco ventiuno/sale el cinco ventidos/juego el cuatro cero uno/sale el cuatro cero dos/mala suerte...Salao, salao...siempre salao.
Y cuando se recuerda y se tararea cualquiera de estas dos últimas, se hace honor a la figura y al aporte de Henry Fiol.
Henry Fiol es un neoyorquino de padre puertorriqueño, a quien se le debe reconocer su esfuerzo por rescatar el sonido original de la música caribeña en momentos en los que el "sonido de New York" nublaba en mucho el panorama musical de cierta época. Cuando lo que daba la hora era el trueno de los trombones y, muchas veces, cierta estridencia vocal e irreverencia en arreglos y acordes, artistas como Fiol aparecen con la fórmula original, más fresca pero igual de sólida que en el génesis del son.
Fiol se da a conocer como la voz líder del conjunto Saoco, raro especimen de la música hecha en New York. Era un conjunto formado por jóvenes descendientes de portorros y cubanos, pero que quizás ni conocían la tierra de sus padres. Fiol, a pesar de su ascendencia borincana, se inclina más hacia el estilo de los soneros cubanos. Y el sonido que desarrolla en su carrera evidencia este hecho.
Basta escuchar los primeros acordes del primer tema del álbum Fe, Esperanza y Caridad para entender de que va el asunto: Ahora me da pena, clásico de la música cubana, ahora repleto de referencias neoyorquinas y con guiños más latinos, buscando el eco en la comunidad latina de los EEUU. O sea, buscando resonancia entre sus iguales, pero con el sonido fiel al original.
Ven y baila mi son, el segundo tema, nos muestra que Fiol intentó, con éxito, un collage entre el sonido de los tríos cubanos unido a los metales matanceros. y así, se va uno colando entre el sonido del disco para llegar a La Juma de Ayer, uno de los clásicos de la salsa y de la música popular latinoamericana. Uno puede calcular el éxito de un cantante en el momento en que logra borrar de la memoria colectiva la versión original de un tema al versionarlo. Buena parte del repertorio y, más aún, de los éxitos recordados de Henry Fiol, son versiones que para bien o para mal han renovado la lista de temas de nuestro Caribe.
En Oriente, evidentemente el artista trata de mostrar sus dotes al improvisar, mostrarse como sonero integral. No era necesario que lo intentara: en la gran mayoria de sus temas se nota la solvencia de Fiol como sonero.
El guateque de Cipriano, nos da no solo el sonido de la fiesta, sino que nos reitera el valor incalculable que para nuestra música tiene el aporte de Charly Rodríguez, tresista que en esta y en varias otras canciones, improvisa interesantes ejecuciones. De Charly Rodríguez se tendrá que hablar siempre que alguien intente aproximarse a la música latinoamericana con presencia del tres cubano.
Caridad es un sabroso número que, además de darle en parte el nombre al álbum, invita al baile y a la fiesta de principio a fin. El solo de "papaíto" en el bongó es,como siempre, destacable.
Mis favoritos del álbum: La juma de ayer, Caridad.




2 comentarios:

Mis Huellas dijo...

Mi pana te la comiste ! Uno de mis temas favoritos de Henry Fiol es "Mala Suerte". Tambien me gusta "Picoteando".

Henry Fiol es un monstruo del son montuno el sonido de conjunto. Le da sentimiento con el timbre y la tonalidad que le da a los temas.

Mi pana no se pierda

Anónimo dijo...

Me encanto el articulo y la selecion
tal vez solo falta hablar de la faceta pintor de Henri Fiol las caratula son pinturas de el.
Perdi este disco en Bogota se lo preste a un amigo, que cuando venia de regreso a devolrmelo paso a saludar a una mujer que lo hacia delirar y se encontro en medio de una fiesta de Cumpleaños, ella lo cogio el disco
le dio un beso y lo invito a pasar y yo me quede sin Fe esperanza y Caridad
Luis Ortiz