Fania All Stars: Live in Cheetah

El sello disquero Fania Records, motor difusor y monopolizador de la salsa de los 70 hecha en New York, tuvo el tino de agrupar, por proposición de Jhonny Pacheco y Ralph Mercado, a los vocalistas y músicos más destacados de la empresa en una orquesta que se presentara en vivo con todos los éxitos que esos mismos artistas habían logrado encumbrar en las listas musicales del continente. La primera producción que se hizo de la orquesta presentándose en vivo fue, efectivamente, esta que le dejamos acá: Live in Cheetah.

Esta producción tiene mucho de eso a los que nos acostumbraron las Estrellas de Fania: despliegue de vocalistas, duetos que solo los teníamos en vivo (Ismael Miranda y Héctor lo hacen acá), grandes haciendole el coro a otros grandes...


El álbum abre con Richie Ray y Bobby Cruz en el tema Ahora vengo yo, que no se encuentra en ninguna otra producción. El inicio del disco es llamativo, porque tiene toda la particularidad de un concierto, uno siente que está tras bastidores, o en la propia tarima. Las mofas entre los músicos, los guiños en medio de la improvisación, la admiración que los artistas se profesan entre sí, la camaradería. Es mágica esta producción, quizás no tendrá grandes éxitos de cartelera, pero no se puede hablar del fenómeno Fania sin mencionarla y conocerla.

Una de las cosas que distinguía a este famoso All Stars era la costumbre de hacer temas completamente improvisados, laudatorios de los propios artistas y del sello: muestra de ellos es Estrellas de Fania, tema en el que se hace lo usual, una melodía con mucho espacio para el "jazz session" y carta blanca para los cantantes. De alguna manera estos temas son un reto para los cantantes, ya que se les reta su solvencia como soneros.

En Qué barbaridad, se nos ofrece un verdadero recital privilegiado, en el que con todo el despliegue de metales y percusión posible, Ismael Miranda se lanza por la libre con este tema de pícara letra y sugerente improvisación, en el que es acompañado por el propio Héctor Lavoe en el soneo, sin desentonar para nada, faltaba más.

Ponte duro es uno de esos temas que, de verdad, dejaron claro que en la Fania All Star había espacio para vocalistas y músicos. Ray Barreto (congas), Orestes Vilató (timbal) y Roberto Roena (bongó) se presentan haciendo lo que saben hacer: castigar los cueros. Este tema ya lo habíamos escuchado en otra versión, la de Roena y el Apollo Sound acá mismo en El Blog de la Salsa (único e inimitable, valga la cuña. Es que como decía Maelo, si uno no se alaba no hay quien lo alabe...).

Macho cimarrón permite que se destaque en primera línea a uno de esos soneros de prestigio y de indudable sapiencia como lo es Pete "El Conde" Rodríguez, que aún siendo un portorriqueño, un sonero de Ponce, posee un conocimiento preciso del son montuno, más del que algunos cubanos poseen. En su sonear, en la improvisación siempre lo demuestra, este tema es un ejemplo claro.

Closing Theme, sencillo y simples acordes con los que se da por terminado este concierto, en el que, valga decir, es donde nace la Fania All Star, es el primer concierto que realizan, el 26 de agosto de 1971 en el viejo local Cheetah de la calle 52 de New York. De ese concierto destacan Héctor, Ismael Miranda, Larry Harlow, Pete El Conde, Richie Ray y Bobby Cruz, Willy Colón, Adalberto Santiago, Jhonny Pacheco, Lewis Kahn, Barreto, Vilató, Roena, Reinaldo Jorge, Barry Rodgers, que son los que aparecen en este volumen. El concierto daría para 4 discos y hasta una película, Our Latin Thing. Y en este álbum, en mi opinión, se resume el collage sonoro que unió a la salsa con el "jam session" hasta el puntos de marcar a la salsa con la obligación de poseer, en todo tema, al menos una descarga de algún instrumento. Todo eso lo vemos aquí, y lo seguiremos viendo después.

Mis favoritas del álbum: Que barbaridad, Ponte duro.





Get your own playlist at snapdrive.net!



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Las primeras producciones de las Estrellas de Fania fueron en vivo, pero el primer álbum fue en 1968 con la producción Live At The Red Garter, un disco que se acercaba más al Jazz que a la Salsa tal como la conocemos.

Daniel Lara F. dijo...

Es cierto, quizas debí ser específico al referirme al hecho de que con este disco nace el "fenómeno Fania". Los dos volumenes del Red Garter se parecen mucho a lo que hacía ya en sus presentaciones Palmieri, unos resultados bárbaros, quizás sin el mismo despliegue de vocalistas, pero si con una fuerte presencia instrumental, que coloca a ambas producciones en la categoría de joyas de la musica.
Por eso te doy la razón, haciendo la salvedad de que si bien en mi opinión el concierto del Red Garter tiene una calidad que dificilmente lograron superar en otros conciertos, el nacimiento oficial desde el punto de vista comercial, publicitario, musical e industrial -si cabe el término- se dio en el Cheetah, en la producción que puse acá a la disposición.
Saludos