Orquesta Harlow: Electric Harlow




De las Orquestas que en medio del "boom" salsero de los 70 destacaron por su sonido y por sus vocalistas, quizá una de las primeras en la lista tenga que ser la Orquesta de Larry Harlow, "El judío maravilloso".

El pianista Harlow logra con el álbum Electric Harlow dejar como sello importantes temas para la salsa y en especial para el vocalista de turno, nada más y nada menos que Ismael Miranda "El niño bonito de la salsa".

Un tema que no tiene ninguna aparente vinculación política -aunque a mi en lo particular me parece muy pertinente su coro "Vamos a acabar/con la revolución"- La revolución tiene el estruendo colosal de los metales y el repicar de cueros que sirven de buena compañía a la voz de Ismael. El niño bonito es un sonero que si bien tenía a su alrededor toda una parafernalia publicitaria que buscaba explotar su apariencia para hacerlo un sex symbol que vendiera como una máquina, lograba vender y pegar sin esa estratagema industrial. Prueba de eso son los temas Guasasa y Donde vas Chichi, indudables clásicos de la época.

Oiga mi guaguancó y Quien lo tumbe, son despliegues musicales donde se luce más la orquesta por los arreglos y el sonido del piano eléctrico de Harlow que por la variedad de las letras.

Con dulzura es un son del que Ismael sale bien librado. No es el género en el que el normalmente se haya detenido a lo largo de su carrera, pero es un tema particular.

Lo que quieras hacer es un tema, en mi opinión, completamente prescindible: una de esas cosas que ha hecho Harlow a lo largo de su vida que, lamentablemente, hace que uno se detenga a pensar en su comprensión verdadera del género. De hecho, con el tiempo Harlow ha perdido por completo el sentido de la ubicación, hasta el punto de acabar a golpes sus conciertos con músicos y espectadores, como hizo en Caracas en el 2005, en el concierto donde alternó con Ismael y Palmieri: los que asistimos no solo tuvimos que padecer su patanería en el escenario que hasta el propio Miranda se vio obligado a abandonar, sino que nunca pudimos escuchar el piano de Harlow porque, simplemente, su solvencia en el instrumento ya no existe, si es que alguna vez estuvo ahí de verdad.

Sin embargo, en el tema Tu cosita mami, hay mucho de lo que tiene el caribe: picardía, improvisación inteligente y buena vibra, ingredientes que al fin y al cabo uno siempre va a agradecer.

Mis favoritas del álbum: Donde vas chichi, Guasasa, La revolución




Get your own playlist at snapdrive.net!