Eddie Palmieri-Champagne


Otro de mis imprescindibles, El Rumbero del Piano, El Sapo. O simplemente Palmieri.
Este disco de Palmieri, para los que estamos en su lista de fans, es un recopilatorio, más que un album cualquiera. Eso es lo que distingue a un "buen álbum" de un "clásico".
Mi pianista y hombre de orquesta preferido es Eddie Palmieri. Cuando descubri su música, me quede enganchado para siempre. En esta producción, Champagne (1969, Tico Records), uno puede escuchar la historia de los orígenes de la salsa. Y digo escuchar, porque este es sin duda un disco transicional, en el que se funden las derivaciones de las grandes orquestas de los 50-60 (Machito, Tito Puente, Tito Rodríguez) que incluían en su repertorio rumbas, mambos y boleros, los acordes sesentosos del boogaloo y del twist, y la salsa tal y como la conoceríamos a lo largo del "boom" de los 10 años posteriores.
Al sonido de las viejas orquestas nos trasporta el tema Ay que rico, especie de jam session donde Palmieri nos expone la esencia de su sonido: trombones, piano, bongó y timbal. En el mismo ítem podríamos ubicar al bolero Delirio, en la voz versátil de Ismael Quintana, vocalista fijo de la orquesta de Eddie, "La Perfecta".
De Boogaloo tenemos mucho en Cinturita, un clásico del género, y Palo de mango, sabroso número. En The African Twist tenemos una de esas rarezas con las que siempre nos sorprende gratamente el maestro Palmieri. una de mis canciones favoritas del disco, del cantante, de Palmieri y del género la interpreta Cheo Feliciano, Busca lo tuyo. Este tema es un importante elemento cuando se investiga sobre el origen de eso que se llama salsa, es quizás uno de los primeros temas enmarcado en el género como tal. Algo más tradicional, más cubano y quizás hasta más "étnico" nos lo presenta en el número Si las nenas me dejan, que, donde Barry Rodgers se nos muestra como tresista con la misma solvencia que en su tradicional trombón. Precisamente con Rodgers, Chocolate Armenteros, Cachao López, Nicky Marrero e Ismael Quintana, Palmieri sumaría lo suficiente como para presentarnos producciones como esta.
A pesar de haberse ido por el eclecticismo que su brillo musical y talento indiscutible le permitieron en el campo del latin jazz, la salsa y los ritmos latinos le deben muchísimo a Eddie: sus temas han sido versionados por tantos artistas que su influencia está marcada con fuego en el género.
Y cuando uno lo escucha en vivo, como lo hice yo en el 2005 en el estacionamiento del Poliedro de Caracas, siente que su solvencia se mantiene intacta con el pasar de los años. Es como el buen Champagne, que se añeja y se solidifica.

He aquí el disco.



Get your own playlist at snapdrive.net!


2 comentarios:

Jose Torres dijo...

Muy buen disco Daniel,cuando muchacho mi primer disco que escuche fue el de "unfinished masterpiece" con Lalo Rodriguez y de hay en adelante la salsa es mi fuerte.

Daniel Lara F. dijo...

Todo el que oye a Palmieri, si no le gusta la salsa, se enamora de ella instantaneamente. De Lalo poca gente sabe que fue el primer cantante en pegar un tema de salsa en Europa: Devórame otra vez, que pegó en españa y le abrió las puertas al género en ese país y en el continente entero.
Saludos